Dirección

Calle Fornás 1A, 1º - 4. Zona Correos.
Puerto de Sagunto, 46520 (Valencia)

Horario de ALMA

-Lunes a viernes 9.30 a 22 h -Sábados: 10 a 14 h

AGORAFOBIA

Normalmente definida como miedo extremo a los espacios abiertos, aunque más específicamente a que “me pase algo en la calle y nadie me ayude”. Habitualmente va asociada con los ataques de pánico, aunque no siempre van de la mano.

La agorafobia consiste en el miedo a situaciones difíciles de evitar o en aquellas en las que no se puede recibir ayuda cuando se da la situación de pánico, es decir, se trata del miedo a los espacios abiertos o públicos con aglomeraciones, miedo a vivir una crisis, a desmayarse, a sufrir un infarto, a perder el control, a hacer el ridículo…... Usualmente se  vive con mucha angustia, dado que los síntomas suelen percibirse como si se fuera a morir, cuando le aumenta la frecuencia y presión sanguínea, la respiración está agitada, aparece sudoración,, sensación de ahogo, mareo, temblores,…

Usualmente es consecuencia de alguna experiencia negativa que ha tenido el sujeto, quien intenta evitar situaciones parecidas, por lo que desarrolla un mecanismo de aprendizaje (escape y /o evitación) que, al contrario de lo que pueda parecer, hace permanecer el problema, manteniéndolo en el tiempo.

El tratamiento cognitivo-conductual de la agorafobia es el que proporciona mayor éxito al someter al paciente a una exposición gradual a las situaciones que típicamente le provocan la ansiedad, por lo que es preciso un control gradual por parte de un psicólogo especialista.

Aquella persona que padezca agorafobia evita las situaciones que le provocan ansiedad, evitando salir de casa, usar transportes públicos, ir de compras, comer en restaurantes, entrar al cine, hacer deporte, viajar, relacionarse en lugares públicos, etc….por lo que su mundo cada vez se va quedando más pequeños, llegando a condicionar su vida de tal manera que vive dependiendo de que otros le acompañen o ayuden a llevar su día a día.

Para afrontar estas situaciones disponemos de la exposición real y de la virtual en la que se puede controlar el entorno gradualmente, para lo que disponemos de dos entornos virtuales que representan situaciones comunes para poder afrontar la agorafobia.

Una situación es una plaza grande donde el terapeuta puede controlar a cantidad de gente presente.

Imagen ejemplo de Miedo a salir al entorno público en terapia virtual

El otro entorno virtual reproduce un trayecto en metro.

Además, el terapeuta puede controlar variables como la presencia de eventos positivos o negativos (por ejemplo, que el metro se pare en medio del túnel, mucha gente chillando alrededor...).